EL ESPECIAL DE NOVIEMBRE 2017

El Consejo General de Dentistas de España alerta sobre un problema muy serio referente a la publicidad engañosa que algunas clínicas dentales están llevando a cabo, en la que se ofrecen tratamientos muy económicos y atractivos donde no se refleja el precio final de los mismos.

Este organismo también recomienda que se desconfíe de la publicidad que sigue este formato “Precio desde XXX €” o que posea asteriscos (*) en su precio.

Recomendamos que le eches un vistazo a este interesante artículo:

“El Consejo General de Dentistas de España crea un observatorio para estudiar la publicidad odontológica”.

Esto sucede sobre todo en clínicas franquiciadas.

¿Estamos perdiendo un poco el norte o sólo a mí me lo parece?

Alucino con el asunto. El sentimiento capitalista ahoga la vocación sincera de cuidar y proteger a los enfermos. La odontología se ha convertido un negocio muy rentable donde la competencia es abrumadora, y quien quiere hacer buena caja a fin de mes, puede verse tentado a realizar otras prácticas extracurriculares como marketeros de alto riesgo.

Me refiero más concretamente a los tiburones. Esos seres con doble fila de dientes, de incisivos puntiagudos y afilados como cuchillos, dispuestos a destrozar las billeteras de sus pacientes.

Aquí, en este marco de sangrientas batallas a golpe de micromotor, proliferan las campañas de publicidad engañosa encaminadas a lograr la atención y la cartera del paciente, el cual solo busca una solución para cubrir sus necesidades o problemas de salud oral, y que por su desconocimiento en la materia, es vulnerable.

Sin embargo, no quiero que el centro de este artículo sean esos tiburones, sino los pacientes.

Algunos “profesionales” si es que se les puede llamar así, se aprovechan del desconocimiento del paciente y violan su confianza a través del marketing engañoso. Lo siento, voy a hacer una pausa, me parece repugnante.

Es importante que ante la situación, ya denunciada por diversos colegios profesionales odontológicos y muchísimos pacientes, se tomen medidas legales para controlar la publicidad en el ámbito sanitario.

Y no solo medidas de control y prevención de estas situaciones, sino sanciones administrativas durísimas para aquellos “profesionales” que jueguen con la salud de los pacientes.

Se ha destapado durante estos últimos meses la trama corrupta de varias grandes marcas del sector dental, todos sabemos quiénes son, cómo han saqueado y destrozado la salud y la vida de miles de pacientes que habían confiado en sus mentiras.

¿Cómo ayudar en este punto al paciente? Dándole herramientas de conocimiento.

Claves para conocer a un fabricante de sueños a través de su propia publicidad:

  • Asevera que regala servicios y tratamientos, algunos son:

¡Primera consulta y plan de tratamiento gratis!

Da la casualidad de que no conozco a ningún dentista que cobre por la primera consulta y por realizar un plan de tratamiento /presupuesto. Siempre es un contacto inicial y una regla de cortesía no escrita para que el paciente se anime a venir y empiece a cuidar su salud oral.

Radiografías gratis.

Claro que te las va a hacer gratis, es una herramienta de diagnóstico fácil, rápida y barata. Si llegas a tu primera visita y te hacen una radiografía nada más entrar por la puerta, sin verte previamente, no te confíes mucho. Las radiografías se preescriben cuando hay dudas en el diagnóstico o se necesita ver algo con gran detalle, pero no se deben prescribir como churros a cualquier persona sin una revisión previa y sin conocer al paciente. Esta práctica está muy extendida entre los dentistas oportunistas, los cuales emplearán las radiografías de primera mano para sonsacarte todo tipo de tratamientos. Esto es verídico, y lo he visto con mis propios ojos, cuando se hacen radiografías indiscriminadamente, sin ton ni son, se usan como método de pesca.

Retirada de puntos de sutura gratis.

Pues claro alma de cántaro, ¿cómo le ibas a cobrar al paciente por eso? Este es un ejemplo de cuán ridículas pueden ser algunas ofertas. Hay muchísimos procedimientos que no se cobran, pero no se cobran en ninguna clínica. El punto está en que ofrecen cosas gratis como si ellos fueran los pioneros mundiales de la gratuidad, me da la risa…

  • Ofrece precios muy diferentes al precio estándar del mercado.

Implantes dentales y otros tratamientos a un precio exageradamente bajo, comparándolo con el resto de precios del mercado.

Todo el mundo sabe que el precio medio de un implante dental completo (cirugía, tornillo y corona) viene rondando los 1200€, cuando te ofrecen implantes a 250 €, tienes que saber que te están engañando o contando la mitad de la historia.

Omitir parte del presupuesto es otra técnica de marketing muy extendida;

 ¡Ojo con la letra pequeña!

  • Ofrece resultados 100% satisfactorios e increíblemente geniales.

Nadie que se precie como buen profesional puede realizar tal promesa. A veces los tratamientos salen mal, el implante dental no se integra bien en el hueso, o la prótesis no ajusta perfectamente porque el paciente presenta una anatomía complicada. Si te prometen el oro y el moro, huye, porque no se trata sólo de un dentista fanfarrón, sino de una quimera bastante cara (recordemos que soñar es gratis, nadie debería cobrar por ello).

Estos son algunos puntos clave para detectar engaños, y espero que puedan servir de ayuda a la hora de encontrar a un especialista adecuado.

Desde Más que dientes me dirijo a ti, querido paciente:

Decirte que lo siento muchísimo. Siento que algunas personas quieran montarse en el dólar a costa de tu salud y del esfuerzo con el que consigues tu salario. Decirte que no todas las clínicas dentales promueven estas prácticas, y que hay muchos profesionales preocupados por tu situación de indefensión intentando cambiar las cosas.

Por la parte que me toca, procuraré informarte y contarte las cosas de forma que sean comprensibles y te sirvan de ayuda. Sigue cuidando tu salud oral, nosotros, los profesionales de verdad te ayudaremos.

Rebeca Farré. Higienista, Protésico, CM y Seguridad Informática.

Sorry, the comment form is closed at this time.