Aunque los empastes de amalgama de plata ya no se utilizan tanto como antes, (debido a la gran controversia que suponen por su contenido en mercurio y por cuestiones estéticas), aún quedan algunos dentistas que los emplean en ciertos casos.

En la actualidad han sido arrasados por el composite, material cuyas características han sido mejoradas notablemente en las últimas décadas. La amalgama no es precisamente de lo más estético que hay en el mercado, pero bien colocado en la cavidad y con un mantenimiento higiénico correcto, dura muchos años.

Se han dado casos de algunos pacientes que se han intoxicado con el mercurio de sus empastes, a pesar de la pequeña proporción que contienen de esta sustancia. Su remoción debe realizarse siguiendo unos pasos de seguridad rigurosa, tanto para el equipo de profesionales como para el paciente, para evitar así la inhalación de vapores o la ingestión de restos de amalgama.

Para una obturación se necesitan:

Jeringa de anestesia y carpules de anestesia. 1

amalgama

Turbina. 2

composite

Fresa de pera. 3

composite

Fresa de cono invertido. 4

amalgama

Contraángulo. 5

composite

Fresa para pulir. 6

composite

Matriz y porta matriz. 7

Cuñas. 8

Base cavitaria. Es el aislante que todo empaste de amalgama necesita sin excusa. 9

amalgama

Dicalero o aplicador de hidróxido cálcico. 10

Cápsula de amalgama de plata. 11

Aislamiento parcial (algodones). 12

composite

Atacador de amalgama. 13

Bruñidores. 14

Recortador. 15

Cucharilla de black. 16

Triada (Sonda, espejo y pinza). 17

Vaso dappen. 18

Máquina amalgamadora. 19

amalgama

Pinzas y papel de articular. 20

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.