Debemos consultar con el director de clínica dental o con el mandamás sobre qué hacer en estos casos en los que aparece por la puerta un paciente sin cita previa y que quiere ser atendido de urgencia.

Lo normal es verificar que realmente se trata de una emergencia (como la rotura de un diente) o presencia de dolor en el paciente. En tal caso, haremos un hueco en la agenda para verle ese mismo día, pero el paciente tendrá que esperar, ya que los pacientes citados tienen preferencia.

dolor-de-muelas

Fuente imagen

Si comprobamos que no se trata de una emergencia pero hay tiempo de atenderle le pondremos en la agenda ese momento, si no, le citaremos para otro día.

Siempre, en todos los casos preguntaremos a nuestro superior qué desea hacer con el paciente, si le atiende hoy en un hueco o si se le da una cita para un día distinto.

Los dentistas no quieren perder clientes, como es natural, por lo que procurarán atenderle en el mismo día para contentar al paciente.

Si somos sinceros, y ya os pasará, cuando se presenta un paciente sin cita nos causa un poco de malestar, ya que en la mayoría de las clínicas la agenda está ya de por sí bien apretada, como para encima meter a un paciente más (a todos nos gusta salir a nuestra hora y no 40 minutos más tarde).

En una ocasión tuve hasta 4 urgencias la misma mañana, lo típico; una pobre señora a la que se le cae una corona y la trae en mano, un paciente muy dolorido, otro con una inflamación del copón… Aunque nos resulte un pequeño inconveniente, debemos guardar la compostura, ser amables, simpáticos y educados, ya que es, en estas situaciones delicadas, donde el renombre de la clínica y del odontólogo podría sufrir una pequeña crisis de reputación y perder a un cliente/paciente, si no hemos atendido bien al paciente, a pesar de que no traiga cita.

La agenda, como también comprobaréis, es un elemento muy elástico y cambiante, ahora falla un paciente, luego subo a este, ahora me viene una urgencia, etc. Lo importante es que el paciente se marche con su problema resulto, contento y hablando bien de nosotros.