La definición de epidemiología queda muy bien enunciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS):

“La epidemiología es el estudio de la distribución y los determinantes de estados o eventos (en particular de enfermedades) relacionados con la salud y la aplicación de esos estudios al control de enfermedades y otros problemas de salud.

Hay diversos métodos para llevar a cabo investigaciones epidemiológicas: la vigilancia y los estudios descriptivos se pueden utilizar para analizar la distribución, y los estudios analíticos permiten analizar los factores determinantes”.

En el inmenso campo que abarca la salud pública, la epidemiología se emplea de varias maneras:

  • Para averiguar la etiología (causa) de una enfermedad, concretamente para nuestro caso, de las enfermedades bucodentales y faciales.
  • Para conocer la historia natural de una dolencia, que ayude a descubrir la situación de salud de poblaciones concretas. De esta manera podemos decidir qué poblaciones son más vulnerables para su evaluación y tratamiento.
  • Para evaluar la eficacia y efectividad de los servicios de salud, en nuestro caso de las unidades de odontología de la seguridad social, por ejemplo.

Como instrumento de predicción.

Fuente imagen destacada