Definición: La prótesis dental es un elemento artificial que se elabora a medida, según las estructuras anatómicas de la boca de un paciente concreto y tiene como finalidad restaurar la anatomía oral, reponiendo una o varias piezas dentales y devolviendo el equilibrio y la dimensión vertical entre los maxilares.

El encargado de tomar las medidas para realizar las prótesis es el odontólogo y el fabricante, el protésico dental, aunque en ocasiones se unen para casos especiales.

Toda prótesis debe cumplir unos requisitos y/o funciones, éstos son básicamente:

  • Requisito funcional. La prótesis no sólo debe ser bonita y natural, lo más importante es que sea funcional y que cubra las necesidades del paciente, esto es, masticar. Para ello ésta debe estar bien diseñada y fabricada para que se adapte correctamente a la anatomía oral del paciente.
  • Requisito estético. Sí, debe ser bonita, disimulada al máximo, que se mimetice en la boca, que parezca natural y sobre todo, que le guste al paciente, que es quién la va a portar todos los días.
  • Requisito de calidad. Las chapuzas duran poco y el paciente ha pagado por sus castañuelas así que necesita que sean de máxima calidad y que tengan una gran durabilidad.
  • Además, la prótesis debe cumplir unos principios de estabilidad para que no se marque bailecitos en la boca del paciente y produzca llagas y problemas de salud.
  • Diseño personalizado al caso. Cada caso tiene unas características anatómicas determinadas, quizá una encía muy reabsorbida, o una encía alta y puntiaguda. Para cada caso el odontólogo habrá aconsejado al paciente un tipo de prótesis determinado. El diseño ideal nos ayudará a conseguir una buena fijación.

 

prótesis dentales